Retiro de Conversión | 10 al 13 de noviembre de 2022

¿Quién como Dios? ¡Nadie como Dios!

La esperanza nunca se pierde, quizás cuando menos lo esperemos. Dios puede obrar y moverse en los corazones más endurecidos para la conversión.

Nunca es demasiado tarde para vivir un encuentro personal con Cristo.

Para más información, escribe a los números que aparecen en la imagen