Obsequios a María | Día #11

¿Quién como Dios? ¡Nadie como Dios! 

El día de hoy trabajaremos la virtud de la Amabilidad.

"La devoción y el amor a María Santísima es una gran protección y un arma poderosa contra las asechanzas del demonio" (San Juan Bosco).