Obsequios a María | Día #2

¿Y después de Dios? ¡Nadie como María!

El día de hoy estaremos trabajando la virtud de la humildad

Dios hizo en María cosas inmensas, y Ella lo único que hizo fue aceptar que Dios había puesto los ojos en su pequeñez. La mujer y el hombre, cuando poseen humildad verdadera, logran ver la verdad de todo asunto y actuar conforme a la voluntad de Dios